lunes, 30 de enero de 2017

Hasta siempre

Las luces se apagaron, no hay dolor, ya no
Todo es más ligero, ya no me pesa el mundo

Todo está quieto.
A lo lejos, como en segundo plano, escucho las voces
Es la gente que me quiere.

¿Por qué están tristes? Yo estoy bien
Todo se ilumina, los veo desde arriba, ellos sufren;
No, no quiero irme, quiero volver, no quiero que sufran.

Siento la mano cálida y amorosa de tu abuelita.
Sí, es ella quien me abraza y ahora ella me dice todo está bien.

Escucho las voces tristes, siento sus corazones palpitantes
y algo me dice que todo estará bien, debo y quiero caminar,
subir y cuidarlos ahora desde allá.

La luz es cálida, es quietud, es paz.
Siento el amor de ustedes y de los que me esperan allá.
Hoy me despido y empiezo un nuevo camino.


Hasta siempre

miércoles, 25 de enero de 2017

No se acaba

Si alguien pierde las ganas de salir a correr, de nadar, de comer y de ir al cine... Es signo de que el mundo se acaba.

Y el anciano contestó. No, no es así, es solo el inicio de un nuevo camino.

- Si no quieres correr, camina o mejor aún, ¡Vuela!
- Si se te han quitado las ganas de nadar, respira al aire libre
- Si no se te antoja la comida que acostumbras, prueba algo nuevo
- Si no quieres ir al cine, asiste al teatro, observa a tu alrededor

El mundo no se acaba, es momento de Vivir.


Los jóvenes que rodeaban al anciano, suspiraron

jueves, 22 de diciembre de 2016

La historia de Manuel (Segunda parte)

Recuerdo que me encontraba realizando un video, sí, estaba muy concentrado, mis ojos seguían las secuencias y mis manos guiaban el ratón para agregar uno que otro efecto y así suavizar algunos cambios bruscos entre toma y toma, cuando de repente, toda mi concentración se vio interrumpida por el estruendoso timbre del teléfono; me tardé un poco en reaccionar y salir de ese estado casi hipnótico, tomé la bocina y del otro lado se escuchó una voz, la voz que cambiaría toda mi vida.


Subí apresuradamente las escaleras y llegué a la oficina de la voz; ahí se encontraba ella, pasé y sin esperar a que me sentara, emitió su condena, estiró su largo y huesudo dedo índice y me apuntó con él, mientras decía: A partir de mañana, tú tienes contados los días, dejarás de existir y si bien te va podrás quedarte un rato más a deambular por acá.

viernes, 16 de diciembre de 2016

La historia de Manuel (Primera parte)

Soy Manuel, tengo 45 años, seguramente estarán pensando, ¿y eso a quién le importa? Y sí, tal vez a nadie le importe, pero hoy todo cambiará, lo que haga a continuación puede que le cambie la vida a muchas personas, o tal vez a nadie.
Desde hace más de cuatro meses he dado vueltas en la mejor manera de terminar con todo esto; pero, qué es todo esto, pues sencillo, una vida que día a día, desde hace cuatro meses ha ido perdiendo sentido.
Desde hace cuatro meses el brillo en la mirada se ha ido opacando, la sonrisa en el rostro borrando y la habilidad para volar, olvidando.
Pero, ¿Cómo inició todo? Si tienen tiempo se los contaré y si no, solo adelanten el video, cierren la app o simplemente apaguen el dispositivo; de todos modos la explicación aquí estará.
No es un cuento, pero lo iniciaré así.
Érase una vez en una ciudad como ésta o quizá me refiera a la misma donde hoy te encuentras.

jueves, 6 de octubre de 2016

Alguien, algo, algunos

Alguien, en algún lugar
Buscaba algo que lo ayudará a despertar

Alguien, abrió alguna puerta
de algún lugar

Algo de ahí le trajó algunos sueños
alguno de esos lo hizo llorar

Alguien tomó sus zapatos de correr
y salió a recorrer algunos senderos

Algunos lo llevarán lejos,
otros lo harán volar

viernes, 5 de agosto de 2016

Siguen ahí

Escucho algo, silencio,
Sí, pero duele el suave susurro,
No es una voz extraña,
La conozco, ya me había hablado

Mis héridas hablan
Siguen ahí, se cerraron hace tiempo
Pero siguen ahí
Hablan cada vez más fuerte

Son las ganas de volar
De crecer y volver a volar
De hacer los sueños realidad

martes, 2 de agosto de 2016

Hoy correré

Hoy me calzaré mis tenis,
mis zapatos preferidos para pensar
¡Corre, Iván, corre!
Sí, las mismas palabras de Forrest.

Hoy saldré a correr hasta que mi mente quede en blanco,
hoy por unos instantes estaré solo,
lejos de todo y de todos,
hoy simplemente correré.

Sacaré a mi mente a volar,
seguiré el ritmo de mis pasos,
me haré uno con el silencio,
pensaré que vuelo alto.

Dejaré atrás los miedos que me atan.
Exploraré ese lugar prometedor.
Correré hacia el sol.

Y luego, simplemente correré.


Hoy correré

Hoy me calzaré mis tenis,
mis tenis preferidos para pensar
¡Corre, Iván, corre!
Sí, las mismas palabras de Forrest.

Hoy saldré a correr hasta que mi mente quede en blanco,
hoy por unos instantes estaré solo,
lejos de todo y de todos,
hoy simplemente correré.

Sacaré a mi mente a volar,
seguiré el ritmo de mis pasos,
me haré uno con el silencio,
pensaré que vuelo alto.

Dejaré atrás los miedos que me atan.
Exploraré ese lugar prometedor.
Correré hacia el sol.

Y luego, simplemente correré.


Hoy correré

Hoy me calzaré mis tenis,
mis tenis preferidos para pensar
¡Corre, Iván, corre!
Sí, las mismas palabras de Forrest.

Hoy saldré a correr hasta que mi mente quede en blanco,
hoy por unos instantes estaré solo,
lejos de todo y de todos,
hoy simplemente correré.

Sacaré a mi mente a volar,
seguiré el ritmo de mis pasos,
me haré uno con el silencio,
pensaré que vuelo alto.

Dejaré atrás los miedos que me atan.
Exploraré ese lugar prometedor.
Correré hacia el sol.

Y luego, simplemente correré.


miércoles, 15 de junio de 2016

Nunca nadie

Y ella comenzó a escribir su historia
tomó prestada la pluma de su amado
suspiró y comenzó con las palabras
la punta metálica se deslizó lentamente

La blanca hoja se fue llenando
sus ideas, pensamientos la llenaban
su mano guiaba la pluma
ella escribía sobre ella misma

Cada letra se dibujaba en la piel
en su piel, ella, nadie más, lo hacía
solo ella escribía
su mano, sus historia su piel.

Nunca nadie la miró